Alopecia areata

Es una forma no cicatrizante, de clasificación autoinmune, debido a que las defensas del paciente afectan la base de los cabellos y causan una inflamación, teniendo como consecuencia la caída del mismo.
La etiología de este ataque autoinmune no se tiene claro aún, pero se sospecha que la genética influye, y el estrés actúa como desencadenante. Además, se presenta comúnmente en dos etapas de la vida, los adultos jóvenes y en la infancia, pero no se descarta cualquier otro momento.

Evolución y clínica

Al ser un proceso autoinmune, la alopecia puede mejorar sin tratamiento, pero también se puede activar y perder cabello nuevamente. En tales casos, el tratamiento puede hacer que el vello reaparezca, pero si se retira el tratamiento, el vello puede volver a perderse.
Existen muchas formas de este tipo de alopecia, La más común es la aparición en el cuero cabelludo de áreas ovaladas sin pelo, o en algunos casos, poco pobladas. Si el número de espacios es muy variado, podemos decir que es multifocal.
En el caso de la Alopecia Areta Total, causa una perdida continua y crónica del cabello, que puede terminar en la pérdida total del cabello, como su nombre lo indica. En el caso de la Alopecia Areata Universal, se llega a perder el pelo de las pestañas, cejas y otros lugares del cuerpo. Es impredecible saber la evolución de la alopecia Areata, esto se puede llevar a cabo a corto, mediano o largo plazo.

Diagnóstico

El diagnóstico de Alopecia areata es clínico-epidemiológico, (examen físico más anamnesis) Durante el examen el médico hará una prueba denominada pull-test, consiste en pequeñas extracciones de mechones de cabello, que permitan evaluar el daño a la raíz del cabello por la inflamación.
La tricoscopia digital es particularmente útil para el diagnóstico y control de la enfermedad. Al analizar el cabello desde su nacimiento podemos evaluar la respuesta ante el tratamiento y detectar brotes tempranos.
Al microscopio las hebras de cabello se observan muy semejante a un signo de exclamación, mediante este análisis se puede ver a La inflamación activa dañando la raíz del folículo y debilitando al vello en su base.
Cuando se controla la enfermedad, el cabello comienza a crecer en forma de cabello fino, visto microscópicamente y no a simple vista. Es común que se solicite al paciente un estudio de la Tiroides, ya que suelen estar relacionadas con el hipotiroidismo autoinmune.

Tratamiento

Actualmente no existe cura, pero existen tratamientos para detener la caída del cabello y promover el crecimiento del cabello que complementan estos tratamientos para prevenir las recaídas.
Los medicamentos antiinflamatorios generalmente se utilizan para actuar sobre el mecanismo autoinmunitario. Este grupo incluye microinyecciones de triamcinolona, que pueden ser ligeramente dolorosas para el paciente, pero son bien toleradas y además toman poco tiempo.
Hay casos en que el especialista amerita la prescripción de corticosteroides orales, ya que permite un tratamiento cómodo y evita las reacciones adversas asociadas al tratamiento con corticosteroides.
En algunos casos, es necesario el uso de inmunosupresores clásicos, que deben ser estrictamente controlados a través de hemograma y química sanguínea. También existe un tratamiento de inmunoterapia tópica, donde la inflamación del folículo se desplaza hacia la superficie de la piel y se evita la reacción inmune.
Es posible que el cabello vuelva a crecer, pero también es posible que se caiga de nuevo. No se puede saber cuándo se te caerá el cabello nuevamente o cuándo volverá a crecer. Es posible que se caiga más cabello. Pero también es posible que la pérdida de cabello se detenga por completo. Lo más difícil de esta enfermedad es no saber lo que va a pasar.
 Mas info en

Comments

Popular posts from this blog

Exigencias que debes cumplir para poder trabajar como guía para turistas

Sopa de marisco